Somos del cacharrismo

Apr 01 2015

Cacharrismo es nuestra palabra de moda. Es sonora y se explica sola: habla de tecnología, de interacción física con un toque lúdico y divertido… de llenar La Nave de chips y leds, de sensores y baterías… y de aprender de la mejor manera posible: imaginando escenarios, tocando, destripando y recomponiendo, sin miedo a fallar porque hacer es aprender.

La gente de Gamestar(t) son auténticos expertos en cacharrismo, en pedagogías libres y en el noble arte de aprender jugando.

Sabemos que se toman el juego muy en serio, así que les propusimos un reto: diseñar un taller para familias donde mayores y peques lo pasaran bien. Y la verdad es que cuando vinieron a La Nave, niños y niñas, padres, madres, tíos y tías, disfrutaron como enanos creando juntos. Pensamos en cacharros y niños, y ¡ojocuidao, a ver si se van a cargar algo o se van a electrocutar! Pero no,  Mikel nos cuenta que “la destrucción es un proceso clave de la creatividad y que desmontar las cosas a martillazos puede ser una oportunidad para aprender y para crear cualquier otro tipo de objeto que se pase por la mente”. Aplaudimos con las orejas y nos dejamos llevar.

Nos preguntamos y le preguntamos a Mikel (aunque hablar con uno es como hablar con todos) cómo nos está cambiando la tecnología. Él da por hecho el cambio: “la tecnología ya no suple una necesidad, potencia al cuerpo humano” y lo que le preocupa es cómo debe ser ese cambio, “eligiendo de forma consciente y responsable”. Es decir, el cambio tiene que ser “crítico, desde una postura donde el individuo pueda elegir, cribar y comprender lo que le es deseable y lo que no”. También trabajan activamente los temas de género en su proyecto: “queremos romper con esos roles genéricos y fomentar una convivencia en igualdad y respeto”.

En su taller del Medialab han derrocado al rey: “La asamblea es un espacio donde todas y todos hablamos en igualdad de condiciones y las decisiones son tomadas por disenso, es decir, a partir del debate y la controversia“. Debate y controversia, ¡bien! Lo más importante, dice, es que se trata de un aprendizaje “que potencia la autoestima y, por tanto, genera personas capaces de de desenvolverse por sí mismas”.

cacharrismos2

En La Nave nos hemos quedado con ganas de seguir experimentando en ese espacio donde se juntan las familias, los cacharrismos y el juego. La próxima cita será con otro grande: Rafa de Bofarull, aka Arnauti, y su taller diminuto. ¡Atentos a sus pantallas!

Pst: Las fotos son de Nacho Gil. El vídeo lo rodó Pau y lo montó Giu.

 

 

 

 

One response so far

  1. […] y peques para experimentar con videojuegos, robótica y todo tipo de cacharreo, por eso se llamó “taller de cacharrismos”. Tal y como nos gusta hacer en Gamestar(t), convertimos el aprendizaje en un juego y en ocasiones en […]

Leave a Reply