Estrenamos identidad nodrizista

Jul 02 2015

¡Nos hemos puesto guapos! Por dentro, La Nave está bien adornada con cacharrismos, postits y dibujitos en las paredes. Así que ahora tocaba pulir y dar esplendor a lo que se ve por fuera. Aprovechando que remozábamos la webhemos actualizado nuestra identidad corporativa

El proceso ha sido largo pero bonito, orgánico, con la participación de mucha gente que sabe mucho y que nos ha ayudado a que la identidad fuera creciendo y tomando forma. Ésta es la historia.

Había dos cosas que queríamos transmitir:

– La mínima expresión de La Nave es la propia nave. Y, además, es “un contenedor de un montón de cosas” – dijo Ignacio, que es quien ha pilotado este trayecto.

El primer Gran Sabio que nos encontramos en el camino fue Pepepué, con quien estuvimos muy a gusto en su mundo de 8 bits. Su propuesta para nuestra identidad era muy él y era muy nosotros también.

pepepue

– Me gusta el rollo pixelado – dijo Isa.

Eso y que era un sistema modular, una N que contenía otras N con las que ampliar las opciones. Y esa tecla que tocó nos gustó mucho, tanto que parecía que ya estaba, que ya lo teníamos.

Pero entonces vivimos dos epifanías fundamentales, como encontrarse al holograma de Obi Wan señalando la dirección correcta. Por un lado, descubrimos las criaturas cambiantes del Animalario Universal del Profesor Revillod.

animalario_revillod

Por el otro, una diseñadora amiga, Ana Díaz-Pavón, nos enseñó los maravillosos dibujos del libro The Bird King: An Artist’s Notebook. Son bosquejos de criaturas extrañas y robots a los que el artista Shaun Tan parece que insufla vida.

shaun-tan

– El cerebro me acaba de hacer click – dijo Ignacio.

Porque en estás imágenes estaban la imaginación, la creatividad y también lo mutante, lo inacabado y lo imperfecto. Encajaba con…

– ¡Una identidad cambiable! – dijo Juan.

Algo así como un sistema generador de naves que nos permitiera jugar con nuestra identidad. Algo que ya estaba en la propuesta de Pepepué pero que el segundo Gran Sabio, Pepito Medina, vino a destilar. Y lo que nos propuso se acercó tanto…

02 LOGO-NODRIZA-COMBINACIONejemplo

Era evocador, era mutante, era una nave y tenía ese toque steampunk que buscábamos, futurismo hecho a mano. Así que, para darle ese pequeño empujón que le faltaba, hablamos con la tercera Gran Sabia, Ana Inés.

– Vamos a intentar darle un punto más de marca – dijo Ana -. Y plasmar que La Nave es un lugar donde ocurren cosas.

Así que Ana trabajó directamente sobre los diseños de Pepe Medina. Primero, probó a poner en el centro del diseño una nave de iglesia. Una nave que fuera fija, sólida, que fuera un elemento común que se transformaba en función de lo que pasaba alrededor, una nave que…

– ¡Tiene forma de N! – descubrió Ignacio.

nave-iglesia

nave-iglesia2

Aunque Ana no lo había visto al principio, enseguida se dio cuenta de que ahí había una puerta abierta por la que merecía la pena pasar. Y se lanzó a la búsqueda de una N para sustituir a la nave de la iglesia, una N que no tuviera el palo izquierdo, que fuera simétrica. La encontró:

laUbauhaus

A pesar de todo, la elección de esa N de tipografía Bauhaus, sin serifa, “con esa torpeza art-decó”, fue un poco controvertida, al principio, pero hablando se entiende la gente.

– Yo le veo mucha personalidad – dijo Ana.

– Y además lleva el nombre de una escuela de diseño – apuntó Isa.

Y poco a poco fue calando. Tanto, que ahora todo un universo gira en torno a esa pequeña gran N. Cada Gran Curso tiene su logo a medida. Hemos hecho cuadernos y sellos, y lo último son unas pegatinas que están en el horno y que vas a querer pegar en tu carpeta, junto a la foto de Brad Pitt.

Esa N es el centro de la identidad de La Nave. Es una referencia que luego completamos e individualizamos para cada proyecto. Nos permite jugar, que es algo que nos gusta mucho hacer. Y además, con esa cuatricromía CMYK, le guiñamos un ojo al mundo analógico.

IMG_20150427_171032140

Ahora está, por fin, en el lugar que se merece. No sólo nos gusta, es que además el proceso de creación ha sido tal y como es La Nave: orgánico, fruto de las ideas y el trabajo de muchos. Y por eso este post es, también, nuestro pequeño agradecimiento.

Ahora nos tenemos que poner con el siguiente paso: colocar la N en la puerta de La Nave.

No responses yet

Leave a Reply