Archive for October, 2017

Esto es un no parar

¡Afú! Lo que queda de aquí a las uvas se nos va a pasar volando, porque hay un montón de cosas que aprender en La Nave. Te las contaríamos nosotras mismas, pero es que nos enrollamos mucho, mejor que leas.

#TicTacToc

Los grumetes del VI Gran Curso de Diseño de Productos Digitales son un grupazo de lo más variopinto (estamos deseando que los conozcáis!) que ya ha comenzado a diseñar sus primeras soluciones a problemas cotidianos, de la mano de Los Danis. Este sábado tienen la primera tutoría, en la que se estrenan algunos antiguos alumnos. No podemos estar más contentas :)

DSC05934

Taller de Agile

¡Taller nuevo! Hace tiempo que teníamos ganas de abordar este tema, y tenemos una profe de lujo para hacerlo: Maica Trinidad, que aborda estas metodologías con perspectiva humanista. Agile, Lean, Scrum… ¿Cómo se integra el diseño en proyectos gestionados con metodologías ágiles? ¿Cómo afecta a nuestro trabajo como diseñadoras? Pronto tendremos las respuestas.

Taller de Data Driven Design

Puedes hacerte muy amiga de los datos, aunque aún no lo sepas. Elena Pavón vuelve a La Nave (y no es sentido figurado! que ahora vive muy lejos :) para compartir lo que sabe, que es mucho, sobre cómo los datos nos ayudan a tomar decisiones de diseño.

notxt 12.30.52

Taller de Narrativa para Productos Digitales

Un clásico de La Nave con Jero Mazarrasa, porque si a un producto digital le pones narrativa, también lo haces más usable. Y es que con un buen storytelling, es más fácil explicar tu producto y a ti mismo.

El Club de la Oratoria

Cada primer jueves de mes, Materia Prima y los clubbers se reúnen en La Nave. Para platicar y darle duro a ese temblorcillo, que nos entra cuando hay que hablar en público. El Club de la Oratoria es sólo para alumni de La Nave: si has pasado por aquí, tú puedes ser del Club.

El kilo verde

Este domingo 29 de octubre, apoyamos la iniciativa “Kilo verde” en La Nave: Recogemos botes de verdura y aportaciones, para hacer llegar fruta y verdura a las familias que dependen de los bancos de alimentos. Si tú también eres de sumarte, eres bienvenida.

 

kilo verde_05.indd

Y un spoiler

Vuelve el Gran Curso de Diseño Visual y de Interacción, con más horas, un programa aún mejor, una coordinadora nueva, con… bueno poco a poco.

No responses yet

El agilismo se aprende agilizando

Oct 16 2017 Published by under Talleres

En La Nave somos muy de poner las cosas en práctica. Si además va asociada la palabra “agilismo”, ni te contamos.  Como cada vez se oye hablar más de estas metodologías, en los grandes cursos de La Nave ya hemos tocado el tema. Pero queremos profundizar más, y para conseguirlo nos gusta rodearnos de gente que sabe mucho, como Maica.

Ella nada como pez en el agua entre agilismos, Lean, Scrum, Kanban…. pero antes fue antropóloga y trabajadora social, así que de personas humanas también sabe un rato largo. Precisamente, trabajando en investigación social y gestionando proyectos para ONGs, se enamoró de las metodologías ágiles.

Ahora mismo, literalmente, está ayudando a empresas a mejorar sus procesos, a dotar de sentido su día a día, a ser capaces de aprender de forma continua… entre todo ese trabajo, ha encontrado un hueco para pasar por La Nave y enseñarnos todo lo que sabe de agilismo.

Ella es Maica, y es tan maja que nos ha dejado preguntarle cosas.

Maica

De la antropología al agilismo ¿cómo?

Llevaba mucho tiempo en la gestión de proyectos sociales, dándome cuenta de que nuestra forma de hacer las cosas no funcionaba, que debía haber otra manera de hacer que nos permitiera obtener más con el mismo o menor esfuerzo. Entonces me encontré el agilismo en un mundo tan marciano como el desarrollo de software, y allí que me fui a entenderlo. Desde entonces, he aprendido mucho y he podido aplicar diferentes marcos de trabajo a la creación de productos digitales.

 

¿Hay un proceso estándar para el agilismo?

Digamos que el agilismo son principios y valores, además de una estrategia iterativa e incremental de construcción de producto. No hay mucho más.

Por otro lado, tenemos diferentes marcos de trabajo, el más usado es Scrum. Pero un marco de trabajo no significa un proceso estándar, sino una fórmula “customizable”, que tendremos que adaptar a las necesidades y potencialidades de nuestro proyecto.

Por tanto, supongo que la respuesta es un rotundo “no”.

 

¿Qué aprenderemos en el taller?

La idea es acercarnos a las “metodologías adaptativas” o “ligeras” de desarrollo de productos digitales. Fundamentalmente, nos vamos a centrar en Lean y Agile: su filosofía, la concepción que tienen del producto, de la relación con el usuario y de la propia organización del trabajo.

Dentro de Lean vamos a asomarnos a la utilización de Kanban, que es una poderosa herramienta de gestión desde el enfoque sistémico. Nos va a permitir entender los flujos de trabajo, dentro de una compañía, departamento o equipo.

Dentro de Agile vamos a entender el framework de Scrum, así como sus ceremonias, roles y artefactos. También, nos asomaremos brevemente al trabajo con User Story Mapping.

La idea es que salgamos con los conceptos muy claros, pero, sobre todo, con una gran comprensión de cómo encajan estos enfoques con las necesidades del diseño y la experiencia de usuario. Vengo a convenceros, de que un diseñador puede trabajar dentro de un equipo Scrum y a que entendamos cómo.

 

Yo que suspendía gimnasia ¿podría practicar Agilismo?

Yo también suspendía en gimnasia (no se lo digáis a nadie) y miradme ahora, todo el día agilizando equipos. Así que no hay excusa, puedes y debes ;)

Infórmate sobre el Taller de Agilismo para Diseñadores en La Nave Nodriza del 27 al 30 de noviembre.

No responses yet

Nahúm. De la música al diseño.

Oct 16 2017 Published by under Alumni,Gran curso DPD,Uncategorized

Él nos dice que nació en La Mancha, que descubrió los ordenadores cuando era así de pequeño y que, no sabemos si por lo primero o por lo segundo, además de por ser un autodidacta enamorado de la tecnología, aprendió a componer y a producir música.

Luego, un poco más mayor, pasó diez años trabajando como compositor para la serie de animación Pocoyó, así como para marcas y agencias de publicidad. Buscando nuevos retos, hizo el Gran Curso de Diseño de Productos Digitales de La Nave Nodriza y ahora trabaja en Fjord como diseñador de interacción y de servicios. Cuando no está trabajando, está produciendo a bandas, o tocando en giras, grabando algún episodio de su podcast Error de conexión, haciendo fotos y viajando.

Todas estas cosas hace Nahúm. Aquí podéis verlo sentado, de pie es igual pero llega hasta el suelo.

 

image

 

¿Tú qué querías ser de mayor?

Quería ser inventor. Me encantaba desmontar cosas, intentar comprender cómo funcionaban para después volverlas a montar. En mi casa, siempre me recuerdan que luego sobraban piezas y que con mis experimentos con imanes, me cargué la televisión de tubo de mis abuelos. Tengo muchas de estas, pero lo que está claro es que me encantaba cacharrear con todo y me apetecía probar a desarrollar mis propias ideas.

No he cambiado mucho en realidad, sigo teniendo las mismas inquietudes. De hecho comencé la carrera de telecomunicaciones. Pero por un tiempo me interesó mucho más la música y dejé la carrera. Me centré en la producción, la composición, tocar en bandas y todo eso. Me di cuenta de que me interesaban las tripas de las cosas, pero no me apetecía centrarme sólo en lo técnico. Así que aquí sigo, haciendo muchas cosas pero sin saber qué quiero ser de mayor. Porque no soy mayor aún, ¿eh? Bueno sí.

 

¿En qué momento supiste que podías diseñar?

Decidí probar suerte en el mundo del diseño, cuando vi que la música no me ofrecía un futuro interesante. También pensé que sería más feliz dejando la música como algo que hago por amor (lo soy). Mi otra pasión, siempre había sido la tecnología y cómo ésta nos habilita para conseguir hacer cosas, sea grabar una canción en casa, hacer una transferencia bancaria o hacer deporte. Así que el paso al diseño era casi lógico.

Ahora, saber que podía diseñar… ¡eso no lo sé aún! Creo que tengo una cabeza que vale para analizar problemas, pero aprender a encontrar soluciones apropiadas es algo que toma mucho tiempo, y no se termina nunca de aprender.

Supongo que diseñar es como cualquier profesión, cualquier aprendizaje: es un camino que empiezas y no sabes a dónde vas a llegar, ni a cuánta distancia está. En el camino suele haber un punto en el que miras atrás y ves la evolución, pero no deja de haber cierta subjetividad. Yo de momento veo tanto que andar, que no he tenido tiempo de mirar atrás.

 

¿Cómo es eso de diseñar sin ser diseñador?

Nadie nace siendo diseñador, ni bailarín, ni presidente del gobierno. Como se suele decir, “fake it till you make it”. Ya tengo bastante experiencia, de mi etapa anterior, de lo que es trabajar en un entorno creativo, tomar decisiones, arriesgarse y gestionar procesos y a gente. También he vivido muy de cerca toda la evolución de la informática, desde mi primer PC con 40MB de disco duro hasta lo que tenemos hoy en el móvil. Todo me sirve. Y para lo que no sé, uso varias cosas: mi intuición y a mis compañeros. Una cosa buena que tengo, es que no me da miedo equivocarme. Así que voy con ganas de jugar y aprender.

 

Este es Nahúm en La Nave, el de la izquierda (tu izquierda).

2013-11-30 10.18.29-1

 

¿Qué dificultades te has encontrado por el camino?

Cuando cambié de sector, me surgió la oportunidad de entrar en una empresa que me gustaba mucho y donde sabía que aprendería mucho de diseño. Pero la pega es que mi puesto sería de gestión de proyectos, no de diseñador.

Me lancé de cabeza, porque pensé que también aprendería cosas útiles. Y así fue, estuve dos años de “project manager”. Entendí los intríngulis internos, la burocracia y la gestión de clientes, que es muy distinta de como se hacía en el mundo de la música y la publicidad. Me permitió estar sobrevolando los procesos y ver cómo se hacía todo.

Llegado a un punto, sentí que era el momento de lanzarme al diseño de una vez. Cuanto lo comenté en la empresa, me propusieron unos ejercicios de ingreso como los que le hacían a cualquiera que quisiera entrar al puesto. Tras una etapa de incertidumbre e inseguridad, con temas personales entre medias, al final todo salió bien. Los ejercicios gustaron y comencé mi nuevo rol haciendo diseño de interacción y servicios. Y aquí sigo, este verano cumplí mi tercer año en Fjord. Lo interesante, es pensar lo distintos que hubieran sido los resultados si no hubiera pasado ese tiempo de aprendizaje.

 

Un consejo para las que no diseñan (pero porque no saben todavía que pueden)

Tiendo a pensar que los consejos de la gente a la que le ha ido bien, son menos interesantes que los de quienes han fracasado en su intento. Pero bueno, como para cualquier cosa, hay que tener ganas y paciencia. Por suerte, en diseño se enseñan procesos que hacen que aprender y equivocarse sea mucho menos árido que en otras profesiones creativas. Hay que dejarse llevar, tratar de ser honesto con uno mismo y con los demás. Yo intento no obsesionarme con las soluciones y centrarme en los procesos y la colaboración. Pero también hay que ser capaz de, en ciertos momentos, tomar asunciones y tirar para delante.

Lo bueno del diseño es la comunidad tan fuerte que hay. Es algo que cuando vienes de otros sectores atrae mucho, hace que te sientas más arropado y sea más fácil seguir reciclándote. Teniendo La Nave, que es como un punto de encuentro ideal, no hay excusa para no asomar la patita al menos.

No responses yet