Kike & Lola, classic nodrizas para coordinar el Gran Curso

Jul 18 2018 Published by under Gran curso DPD

Vamos ya por la VII edición del Gran curso de diseño de productos digitales y seguimos iterando, no podemos parar, ya nos conoces. Así que este año se incorporan a la coordinación dos classic nodrizosLola & Kike.

Hace años que rondan La Nave: Lola Martín-Gil es alumni del Gran Curso, y con el tiempo se ha convertido en profe y mentora; Kike Valdenebro supervisa proyectos del Gran Curso casi desde el principio. Ambos han trabajado juntos en consultoría, y tienen un montón de años de experiencia en diseño de productos digitales, gestión de proyectos y de equipos de trabajo. Además, comparten la ilusión por lo que hacen, y forman muy buen equipo: cuando uno habla la otra observa, cuando ella explica él anota, son a cual más ordenadito y a la vez grandes entusiastas, capaces de contagiar a cualquiera su ilusión por lo que hacen.

Les hemos asaltado para que nos contesten algunas preguntas sobre el Gran curso. Pero antes una foto:blog

Kike y Lola en la puerta de La Nave, ¡alegría! (Se sabe perfectamente quién es quién sólo por el brillo en los ojos).

¿Por qué yo? (o sea tú)

Porque tienes ganas de dar un giro a lo que haces y sobre todo, valga la redundancia de “hacer”, porque en La Nave se aprende haciendo y saliendo de la zona de confort. Porque no necesitas experiencia previa en el mundo del diseño de productos digitales. Pero sobre todo, porque no puedes parar de preguntarte cómo funcionan las cosas o porque te gustaría cambiar algunas que ya sabes cómo funcionan.

Pero si no sé manejar Sketch ni Photoshop ni programar en Python

Ni falta que te hace, las herramientas juegan su papel y son parte importante en el proceso, pero no son el centro del proceso. Puedes expresar tus ideas con un papel y un boli. Efectivamente los post-it tampoco son imprescindibles aunque los usemos mucho.

Este curso va de pensar, de interiorizar metodologías y también de trabajar con los ojos pegados a un ordenador, pero cada cosa a su tiempo. Además de pantallas se diseñan muchas otras cosas, modelos de negocio, procesos, conversaciones…  Los productos digitales no son solo botones bien colocados.

¿Cómo se aprende entonces en el Gran Curso?

Haciendo y haciendo. Es una cosa que siempre hemos tenido clara en La Nave: para aprender hay que hacer, todo el rato. Las clases tienen una base teórica y en seguida se pasa a la práctica. Incluso, a veces, empezamos por el “hacer” para luego descubrir y reflexionar entre todas.

También se aprende compartiendo con las profes, los tutores, las mentoras y con todo el que pasa por La Nave. El intercambio de conocimiento y la figura del maestro aprendiz es algo que tenemos muy interiorizado en La Nave.

Y sobre todo se aprende poniendo a las personas en el centro. Ese es el eje del Diseño Centrado en el Usuario, la filosofía en la que se apoya todo lo que compartimos en esta escuela.

Haremos proyectos y se los contaremos al mundo

Efectivamente está en plural. A lo largo del Gran curso tendrás varios arcos que acaban en la exposición de tus proyectos, individuales o de grupo. Desde talleres en un día al proyecto fin de curso, que le contarás al mundo tal que así.

Dentro vídeo del último Demo Day

Y después en qué trabajo…

En lo que tú quieras ;-) Este Gran curso está pensado para profesionales, así que al background que traes de casa, le sumaremos conocimientos y metodologías que te permitirán integrarte en equipos de diseño de producto digital si no lo estás ya.

Hay alumnas de La Nave repartidas a lo largo y ancho del mundo digital, jefes de proyecto, product owners, researchers, product managers, redactores UX, diseñadoras freelance de usabilidad, content strategists…
El proceso de selección para el Gran curso de diseño de productos digitales ha empezado. Sílbanos si estás interesado o conoces a alguien que le interese cuentame@lanavenodriza.com

No responses yet

#espejonegro, la vitamina C de la interfaz

Feb 20 2018 Published by under Alumni,Gran Curso UX UI,Uncategorized

Holi! CeciliaElenaFerIzaskunClaudiaBeaChemaBasilio, Javier, NuriaMaríaCésarMarioHéctor y Lucía son los estudiantes del II Gran Curso de Diseño Visual y de Interacción, yay!  aquí os dejamos sus retratos robot, elaborados con sus propias maninas y un boli, para que los reconozcáis.

retratos

Como sagazmente podréis apreciar, provienen de las disciplinas más variopintas: diseño digital, editorial, artes gráficas, programación, publicidad, QA… pero les une el ansia de explorar los límites de la interfaz. Averiguar por qué hay productos digitales que da gustito usar y otros son tremendamente incómodos.

Esta es la segunda edición o la primera iteración del Gran Curso, y aunque estos #espejonegro son muy diferentes a sus predecesores los #comopanes, tienen algo en común con ellos: el ingente consumo de mandarinas. ¿Tendrá algo que ver con el diseño de interfaz? ¿Será este el secreto de su lozanía y de sus ganas de hacer? Hemos abierto una línea directa con un proveedor de Castellón (esto es literal) para garantizar el suministro de producto fresco y de calidad, como sus interfaces.

Quizá sea el largo camino diario hasta La Nave, muchas viven lejos más allá de donde llega el B1 y claro necesitan vitaminas para no desfallecer. Que esto del repensar todo el rato, desgasta mucho y claro necesitan nutrirse de vitaminas.

A lo largo de estos cuatro meses los iremos conociendo a través de sus proyectos, que os presentaremos, tendrán su huequito en la web de La Nave y en vuestros corazones. Pero vayamos poco a poco, de momento estos son ellos en movimiento, si es que son abrazables.

No responses yet

Esto es un no parar

¡Afú! Lo que queda de aquí a las uvas se nos va a pasar volando, porque hay un montón de cosas que aprender en La Nave. Te las contaríamos nosotras mismas, pero es que nos enrollamos mucho, mejor que leas.

#TicTacToc

Los grumetes del VI Gran Curso de Diseño de Productos Digitales son un grupazo de lo más variopinto (estamos deseando que los conozcáis!) que ya ha comenzado a diseñar sus primeras soluciones a problemas cotidianos, de la mano de Los Danis. Este sábado tienen la primera tutoría, en la que se estrenan algunos antiguos alumnos. No podemos estar más contentas :)

DSC05934

Taller de Agile

¡Taller nuevo! Hace tiempo que teníamos ganas de abordar este tema, y tenemos una profe de lujo para hacerlo: Maica Trinidad, que aborda estas metodologías con perspectiva humanista. Agile, Lean, Scrum… ¿Cómo se integra el diseño en proyectos gestionados con metodologías ágiles? ¿Cómo afecta a nuestro trabajo como diseñadoras? Pronto tendremos las respuestas.

Taller de Data Driven Design

Puedes hacerte muy amiga de los datos, aunque aún no lo sepas. Elena Pavón vuelve a La Nave (y no es sentido figurado! que ahora vive muy lejos :) para compartir lo que sabe, que es mucho, sobre cómo los datos nos ayudan a tomar decisiones de diseño.

notxt 12.30.52

Taller de Narrativa para Productos Digitales

Un clásico de La Nave con Jero Mazarrasa, porque si a un producto digital le pones narrativa, también lo haces más usable. Y es que con un buen storytelling, es más fácil explicar tu producto y a ti mismo.

El Club de la Oratoria

Cada primer jueves de mes, Materia Prima y los clubbers se reúnen en La Nave. Para platicar y darle duro a ese temblorcillo, que nos entra cuando hay que hablar en público. El Club de la Oratoria es sólo para alumni de La Nave: si has pasado por aquí, tú puedes ser del Club.

El kilo verde

Este domingo 29 de octubre, apoyamos la iniciativa “Kilo verde” en La Nave: Recogemos botes de verdura y aportaciones, para hacer llegar fruta y verdura a las familias que dependen de los bancos de alimentos. Si tú también eres de sumarte, eres bienvenida.

 

kilo verde_05.indd

Y un spoiler

Vuelve el Gran Curso de Diseño Visual y de Interacción, con más horas, un programa aún mejor, una coordinadora nueva, con… bueno poco a poco.

No responses yet

Nahúm. De la música al diseño.

Oct 16 2017 Published by under Alumni,Gran curso DPD,Uncategorized

Él nos dice que nació en La Mancha, que descubrió los ordenadores cuando era así de pequeño y que, no sabemos si por lo primero o por lo segundo, además de por ser un autodidacta enamorado de la tecnología, aprendió a componer y a producir música.

Luego, un poco más mayor, pasó diez años trabajando como compositor para la serie de animación Pocoyó, así como para marcas y agencias de publicidad. Buscando nuevos retos, hizo el Gran Curso de Diseño de Productos Digitales de La Nave Nodriza y ahora trabaja en Fjord como diseñador de interacción y de servicios. Cuando no está trabajando, está produciendo a bandas, o tocando en giras, grabando algún episodio de su podcast Error de conexión, haciendo fotos y viajando.

Todas estas cosas hace Nahúm. Aquí podéis verlo sentado, de pie es igual pero llega hasta el suelo.

 

image

 

¿Tú qué querías ser de mayor?

Quería ser inventor. Me encantaba desmontar cosas, intentar comprender cómo funcionaban para después volverlas a montar. En mi casa, siempre me recuerdan que luego sobraban piezas y que con mis experimentos con imanes, me cargué la televisión de tubo de mis abuelos. Tengo muchas de estas, pero lo que está claro es que me encantaba cacharrear con todo y me apetecía probar a desarrollar mis propias ideas.

No he cambiado mucho en realidad, sigo teniendo las mismas inquietudes. De hecho comencé la carrera de telecomunicaciones. Pero por un tiempo me interesó mucho más la música y dejé la carrera. Me centré en la producción, la composición, tocar en bandas y todo eso. Me di cuenta de que me interesaban las tripas de las cosas, pero no me apetecía centrarme sólo en lo técnico. Así que aquí sigo, haciendo muchas cosas pero sin saber qué quiero ser de mayor. Porque no soy mayor aún, ¿eh? Bueno sí.

 

¿En qué momento supiste que podías diseñar?

Decidí probar suerte en el mundo del diseño, cuando vi que la música no me ofrecía un futuro interesante. También pensé que sería más feliz dejando la música como algo que hago por amor (lo soy). Mi otra pasión, siempre había sido la tecnología y cómo ésta nos habilita para conseguir hacer cosas, sea grabar una canción en casa, hacer una transferencia bancaria o hacer deporte. Así que el paso al diseño era casi lógico.

Ahora, saber que podía diseñar… ¡eso no lo sé aún! Creo que tengo una cabeza que vale para analizar problemas, pero aprender a encontrar soluciones apropiadas es algo que toma mucho tiempo, y no se termina nunca de aprender.

Supongo que diseñar es como cualquier profesión, cualquier aprendizaje: es un camino que empiezas y no sabes a dónde vas a llegar, ni a cuánta distancia está. En el camino suele haber un punto en el que miras atrás y ves la evolución, pero no deja de haber cierta subjetividad. Yo de momento veo tanto que andar, que no he tenido tiempo de mirar atrás.

 

¿Cómo es eso de diseñar sin ser diseñador?

Nadie nace siendo diseñador, ni bailarín, ni presidente del gobierno. Como se suele decir, “fake it till you make it”. Ya tengo bastante experiencia, de mi etapa anterior, de lo que es trabajar en un entorno creativo, tomar decisiones, arriesgarse y gestionar procesos y a gente. También he vivido muy de cerca toda la evolución de la informática, desde mi primer PC con 40MB de disco duro hasta lo que tenemos hoy en el móvil. Todo me sirve. Y para lo que no sé, uso varias cosas: mi intuición y a mis compañeros. Una cosa buena que tengo, es que no me da miedo equivocarme. Así que voy con ganas de jugar y aprender.

 

Este es Nahúm en La Nave, el de la izquierda (tu izquierda).

2013-11-30 10.18.29-1

 

¿Qué dificultades te has encontrado por el camino?

Cuando cambié de sector, me surgió la oportunidad de entrar en una empresa que me gustaba mucho y donde sabía que aprendería mucho de diseño. Pero la pega es que mi puesto sería de gestión de proyectos, no de diseñador.

Me lancé de cabeza, porque pensé que también aprendería cosas útiles. Y así fue, estuve dos años de “project manager”. Entendí los intríngulis internos, la burocracia y la gestión de clientes, que es muy distinta de como se hacía en el mundo de la música y la publicidad. Me permitió estar sobrevolando los procesos y ver cómo se hacía todo.

Llegado a un punto, sentí que era el momento de lanzarme al diseño de una vez. Cuanto lo comenté en la empresa, me propusieron unos ejercicios de ingreso como los que le hacían a cualquiera que quisiera entrar al puesto. Tras una etapa de incertidumbre e inseguridad, con temas personales entre medias, al final todo salió bien. Los ejercicios gustaron y comencé mi nuevo rol haciendo diseño de interacción y servicios. Y aquí sigo, este verano cumplí mi tercer año en Fjord. Lo interesante, es pensar lo distintos que hubieran sido los resultados si no hubiera pasado ese tiempo de aprendizaje.

 

Un consejo para las que no diseñan (pero porque no saben todavía que pueden)

Tiendo a pensar que los consejos de la gente a la que le ha ido bien, son menos interesantes que los de quienes han fracasado en su intento. Pero bueno, como para cualquier cosa, hay que tener ganas y paciencia. Por suerte, en diseño se enseñan procesos que hacen que aprender y equivocarse sea mucho menos árido que en otras profesiones creativas. Hay que dejarse llevar, tratar de ser honesto con uno mismo y con los demás. Yo intento no obsesionarme con las soluciones y centrarme en los procesos y la colaboración. Pero también hay que ser capaz de, en ciertos momentos, tomar asunciones y tirar para delante.

Lo bueno del diseño es la comunidad tan fuerte que hay. Es algo que cuando vienes de otros sectores atrae mucho, hace que te sientas más arropado y sea más fácil seguir reciclándote. Teniendo La Nave, que es como un punto de encuentro ideal, no hay excusa para no asomar la patita al menos.

No responses yet

Andrej investigando averiguó que es diseñador

Sep 05 2017 Published by under Alumni

Como él mismo dice nació curioso, preguntón y con un lápiz pegado a la mano. Pero antes de ser diseñador, el afán por preguntar y conocer le llevó a la sociología. Aunque ese diseñador interior, le hacía ver los problemas como oportunidades para ser rediseñadas.

 

El diseñador seguía empujando con fuerza, tanta que le llevó a Designit donde ahora es “Senior UX and Design Researcher”. De Designit al Gran Curso de Diseño de Productos Digitales solo hay  un salto así de pequeño. Así que aterrizó en La Nave, donde finalmente el Andrej diseñador vió la luz y se unió al investigador que ya era.

 

Se nos había olvidado presentároslo, este es Andrej.

 

AndrejHillebrand1

 

Y este es él de espaldas (por si le veis de lejos en la calle y queréis saludarle ahora que es famoso)

 

20160728_174508

 

¿Tú qué querías ser de mayor?

Pues de niño leí mucho unos comics alemanes que se llaman Lustiges Taschenbuch y había un personaje, Daniel Düsentrieb, un inventor. Y quería ser eso, inventor, sin tener idea de cómo se ponía eso en una tarjeta de visita.

 

Se me daban bien las ciencias, y me apasionaba entender cómo funcionan las cosas, de alguna manera todo encajaba. Pero por otra parte, estaba esa fuerza interior que dirigía mis lápices y hacía dibujar todo espacio en blanco de mis libros de texto, mi mesa del colegio, libretas y folios, todo era un lienzo en blanco.

 

Y por último, me educaron para no perder el tiempo mirando el dedo sino lo que señala, de ahí que los problemas se tornaban en soluciones y cuando no lo hacían dejaba de preocuparme por ellos. Resolver problemas, sean estos cuales sean.

 

Me movía entre esas orillas, pero nunca conseguí una guía de hacia dónde encauzar esas pasiones y hacerlas converger de algún modo. Pasaron los años y en esa tónica de entender cómo funcionan las cosas y queriendo resolver problemas, estudié Sociología, me planteé Psicología, pero resolver un problema a la vez me sedujo menos que resolverlos todos juntos, así que me matriculé para ser un futuro sociólogo y cambiar el mundo. ¡Bendita ignorancia!

 

¿En qué momento supiste que podías diseñar?

Ya de niño era “el que dibujaba” y al que los compañeros le pedían que les dibujase algo. Con mi amigo, César Cabrera, hacíamos dibujos colaborativos, llenábamos folios y folios de tostadas con piernas y brazos que danzaban por las mesas de desayuno, y demás desmadres que nuestras cabezas eran capaces de imaginar.

 

Luego era el que hacía “graffitis” y algunos compañeros me pedían que les hiciera sus nombres. De ahí cuando tuve mi primer computador empecé a diseñar carátulas de CDs para mis amigos que eran DJs, o pósters y carteles para las fiestas que organizaban y demás. Si hoy veo esas cosas me daría mucha vergüenza, por eso casi que agradezco que toda mi producción pasada era efímera, lo regalaba o lo dibujaba en lugares que se borraban, pasaban a otras manos, etc.

 

Esto por la parte visual, por la parte de diseño a nivel más amplio, siempre disfruté viendo cosas e imaginando cómo podrían funcionar mejor. Nunca supe si realmente lo hacía bien, pero lo que tenía claro es que lo disfrutaba, es “lo que me movía”.

 

¿Cómo es eso de diseñar sin ser diseñador?

Lo bonito del diseño para mi es justamente eso. Sin que esto suene a intrusismo de cara a las personas que tienen una formación reglada en alguna de las variantes del diseño, por las cuales siento una admiración absoluta, me encanta que sea un lugar en el que convergemos tantos perfiles tan variopintos.

 

Esto hace que el diseño sea un mundo apasionante, donde terminas manteniendo conversaciones de lo más dispar y sobre cosas que nunca antes habías pensado que podrías mantener una discusión, más allá de contigo mismo. Esa es una de las cosas que más disfruto, el lado casi filosófico en el que deriva el diseño, donde la aproximación a las decisiones de diseño tienen una gran componente reflexiva, donde las decisiones no se toman porque sí, sino que detrás de ellas hay largas discusiones y horas de debate.

 

Debatir, esa habría sido otra de esas cosas que me podrían haber gustado, de haber sido un niño estadounidense me habría gustado estar en un club de debate. Mi vida es mucho más rica gracias a esos debates que he tenido por dedicarme al diseño.

 

P1020310

 

¿Qué dificultades te has encontrado por el camino?

Dificultades, que también son oportunidades de alguna manera, o al menos gran parte de ellas las he vivido de ese modo. Pero hablemos de dificultades. Pues partiendo de la base de que de algún modo yo nací para diseñar y en el camino nadie me supo guiar hacia eso y yo tampoco supe verlo desde un primer momento, hasta tener trabajos en los cuales era de todo menos feliz haciendo lo que hacía, aunque no necesariamente era del todo consciente de que eso era así.

 

Cuando se tornó una obviedad, descubrí Designit, un lugar que me permitió acercarme a eso que lleva tiempo deseando sin saber lo que era. Y luego La Nave Nodriza, que me permitió terminar de darle forma a mis aspiraciones, además de conocer a mucha gente que ha enriquecido mi trayectoria con aprendizajes, discusiones y muchas horas de trabajo.

 

Un consejo para las que no diseñan (pero porque no saben todavía que pueden)

Nunca dejes que la realidad te sobrepase, no silencies esos sentimientos que te dejan entrever por algún resquicio de tu persona que algo no encaja del todo. Eso que nos genera incomodidad porque nos cuestiona el presente, nos hace dudar, y pone en tela de juicio lo que vivimos como un progreso y que quizá no lo es realmente. Todo esa sensación de desconcierto es lo que en el fondo nos mueve por las corrientes del río que nos puede arrastrar a una orilla u otra.

 

Y ya que estamos hablando de eso, y sabiendo que es más fácil decirlo que hacerlo, no tengas miedo a la incertidumbre. En el diseño está ahí, siempre, y en el fondo nos volvemos adictos a esa incertidumbre, aunque nos pone de manera recurrente en el borde del precipicio y nos obliga a dar grandes saltos de fe al vacío.

No responses yet

Lu dio el salto y es diseñadora

Jul 25 2017 Published by under Alumni,Gran curso DPD,Uncategorized

Y también es jugadora de baloncesto, @cosiendocosas o @Malakatonez en Instagram y Twitter, una de las organizadoras del @IxDAMadrid … Es que Lu es y hace muchas cosas, entre ellas ser diseñadora UX en Tuenti. Aunque no estudió para ser diseñadora, resulta que llevaba una dentro deseando salir. En el Gran Curso de Diseño de Productos Digitales de La Nave le dio el empujón final.

 

Esta es Lu y lo del fondo no es La Nave, es el mar, pero anda que no molaría que fuera La Nave.

profile

 

¿Tú qué querías ser de mayor?

Médico y profesora. Descarté la medicina porque memorizar se me da fatal, pero la docencia sigue en mi cabeza. Me encantaría dedicarme a ello en el futuro.

Siempre me ha gustado construir cosas: Legos, K-nex y Mecano… Por eso, no es extraño que me llamaran mucho la atención la arquitectura e ingeniería de caminos, aunque al final me decantara por otra ingeniería, la Informática. En la que también se construyen cosas, pero de otra forma.

Tras acabar la carrera he estado casi 5 años programando, la mayoría del tiempo aplicaciones móviles en iOS y Android, hasta que el diseño se cruzó en mi camino :)

 

¿En qué momento supiste que podías diseñar?

En la carrera tuve una asignatura en la que hacíamos algo de prototipado y planificación de proyectos partiendo de los requisitos del cliente. Me encantó.

Cuando empecé a trabajar tuve la suerte de tener al lado a Laura Andina y programar proyectos que ella diseñaba. La freía a preguntas, le pedía recomendación de lecturas y cursos online hasta me di cuenta de que me gustaba más su trabajo que el mío. Tardé algún tiempo en tomar la decisión de estudiar diseño “en serio”, con el objetivo final de cambiar de carrera profesional. Cuanto más leía más claro tenía que mi futuro no estaba en el mundo del desarrollo.

Tras unos meses de reflexionar, buscar donde formarme y pedir consejo a mi entorno, finalmente aterricé en La Nave Nodriza. Aquí he tenido la suerte de aprender junto a perfiles muy diversos, esto es genial porque al final acabas aprendiendo de todo el mundo, no solo de los profesores y tutores.

 

Esta es Lu rodeada de La Nave.

Captura de pantalla 2017-07-19 a las 13.16.25

 

¿Cómo es eso de diseñar sin ser diseñador?

Pues es genial, la verdad. Todos los días aprendo algo nuevo que voy incorporando a mi trabajo y poco a poco me hace mejor diseñadora.

Todavía sigo asimilando lo que aprendí el año pasado, que fue mucho. El Gran Curso es muy intenso, siete meses absorbiendo consejos, metodología y poniéndolos en práctica, se pasan volando. Así que intento leer todos los días al menos un par de artículos, o capítulos de libros con los que voy afianzando esos conocimientos.

Como todo en esta vida, se mejora con la práctica y con la experiencia. Ahora, repasando los proyectos que hice durante el Gran Curso, veo cosas muy obvias que en su momento no percibía aunque me las dijeran en las tutorías, por ejemplo. Eso es genial, porque significa que voy aprendiendo y que poco a poco todas las piezas van encajando :)

 

¿Qué dificultades te has encontrado por el camino?

Muchas, pero de todas ellas he aprendido algo.

Por mucho que me haya mentalizado para empezar de cero, el momento en el que te enfrentas al papel en blanco por primera vez es muy complicado de gestionar. Por un lado es un reto apasionante y me siento muy orgullosa cuando veo como el proyecto va tomando forma. Pero también hay momentos de bajón en los que me planteo si realmente valgo para diseñar.

Salir de la zona de confort es difícil. En mi caso, pasé de una forma de pensar muy técnica y cuadriculada a tener que abrir la mente y a aceptar que en determinadas fases del proceso todo vale.

También me costó mucho quitarme de la cabeza las limitaciones técnicas (yo venía del desarrollo) y dar rienda suelta a la imaginación. Al principio descartaba muchas ideas porque técnicamente no las veía viables o por ejemplo en el caso de apps, que es lo a lo que yo me dedicaba, no sabía como hacerlo si tuviera que programarlo.

Poco a poco fui dándome cuenta de que no tenía sentido hacer “diseño guiado por desarrollo”. Es cierto que hay que tener en cuenta las limitaciones de la tecnología para la que estás diseñando, pero si nadie hubiera pensado en algo nuevo no hubiéramos evolucionado hasta llegar a lo que tenemos hoy en día.

 

Un consejo para las que no diseñan (pero porque no saben todavía que pueden)

No tengas miedo a descubrir de lo que eres capaz. Es posible que al principio te cueste un poco, pero cuanto más aprendas más querrás saber. Es genial cuando tienes un montón de proyectos e ideas en la cabeza y ves que poco a poco puedes hacerlos realidad.

Aunque lo más importante para mi es: no te compares con los demás. Cada una tenemos nuestro propio ritmo de aprendizaje, y cuando empiezas de cero con gente que ya sabe mucho es fácil que te infravalores y te sientas un poco impostora. No hagas caso a esa sensación, lee mucho, pregunta, pide feedback y cuando veas a alguien que está haciendo algo que te interesa aprender, pide que te enseñe. Además, te darás cuenta de que sabes más de lo que crees.

Y un día cualquiera como hoy, siéntate a pensar y a escribir, date cuenta de todo lo que has aprendido, de toda la gente maravillosa que te ha acompañado en ese camino y a la que tienes tanto que agradecer, del cambio que ha dado tu vida… y créeme, todo habrá merecido la pena :)

No responses yet

¿Por qué en La Nave somos tan majos pero nos ponemos tan serios con el proceso de selección del Gran Curso?

Jul 22 2016 Published by under Curso de diseño de productos

Porque también aprenderás de la gente con la que aprenderás. Coge sitio debajo de la sombrilla que te explicamos este trabalenguas.

 

post

 

En cada Gran Curso de Diseño de Productos Digitales formamos un grupo de profesionales para trabajar juntos, aprender y desaprender. Un equipo en el que estén representados todos los roles que tienen presencia dentro del proceso de diseño de un producto digital, y donde el grupo es tan importante como cada uno de sus miembros.

En La Nave aprenderás haciendo, compartirás muchas horas con el equipo de grumetes, mucho post-it, mucha pizarra, mucho slack… así que tendrás que estar rodeado de buenos profesionales, además de profesoras, facilitadores y tutores, tus compañeros también lo serán.

Formarás parte de un grupo capaz de argumentar sus decisiones de diseño y de criticar las tuyas, para desarrollar proyectos perfectamente factibles. Algunos proyectos surgidos de La Nave han anticipado soluciones a problemas reales, otros están en desarrollo. Antiguos alumnos de La Nave se han incorporado en compañías como Zalando, Designit, The cocktail, Fjord, Amazon, BBVA, Banco Santander, Whymaps…

Por eso, además de la entrevista personal o las sesiones informativas que permiten ponernos cara y conocernos mejor, están lo que nosotros llamamos cariñosamente los deberes, pero nos los tomamos muy en serio. Los deberes nos permiten conocer mejor cómo piensas y cómo te enfrentas a diferentes situaciones, qué recursos manejas, cómo afrontas los plazos…

Si estás pensando en formar parte del Gran Curso de diseño de Productos Digitales este año sigue leyendo y descubre por qué un profesional como tú, tiene un sitio en el Gran Curso de La Nave.

No responses yet