En La Nave no se estudia, se aprende

Y se aprende haciendo con las manos porque no hay forma mejor, o al menos nosotros no la conocemos, de asimilar todos los conocimientos aprendidos que poniéndolos en práctica.