“Aprender sobre una nueva rama del diseño es abrir tu campo de acción”

" "
Myriam Cea en una sesión de codiseño. Foto de Candela Gómez Alcántara.
Myriam Cea ejerce como diseñadora gráfica y docente y siempre se ha sentido cómoda en la fase de conceptualización de las ideas. Estudiante del Curso-Curso de UX Research, le pedimos que nos contara su experiencia en esta formación a la que se unió para seguir creciendo profesionalmente y aportando valor a procesos de transformación.

¿Cómo es tu día a día profesional ahora mismo?

Mi formación es muy artística. Me considero privilegiada por haber estudiado en escuelas de arte aplicadas y haber pasado por forjas, talleres de piedra, grabado, conocer los materiales en la práctica. Esa ha sido la base de mi trabajo como diseñadora y mi trabajo como docente sobre diseño y creatividad, que son los ámbitos del diseño en los que ahora ejerzo.

¿Qué te motivó a hacer el curso?

Tenía la intuición de que había cosas compartidas entre el diseño gráfico y UX Research y esa intuición la confirmó una oferta de trabajo. Había una parte de ella que me describía como si me hubieran hecho una radiografía, y otra que no entendía en absoluto. Esto despertó mi inquietud por saber más sobre aquello que no entendía.

Decidí hacer el esfuerzo y desde el principio lo concebí como un crecimiento. Quería seguir aprendiendo cosas para aportar más valor a los proyectos y a los procesos de cambio, que es lo que me mueve.

Siempre me he sentido menos diseñadora gráfica y más directora de orquesta. Estoy muy cómoda un poquito más atrás, en la parte de conceptualización. Y en muchos trabajos gráficos, nadie espera que estés en ese “antes”, lo que ha hecho que a veces no me sintiera bien ubicada. En el UX Research he visto la oportunidad de estar en el lugar en el que quiero estar, generando hipótesis, poniendo la intuición sobre la mesa y validando insights.

Ahora que estás al otro lado del espejo, ¿qué ves?

Veo que tanto el diseño gráfico como el UX Research se dedican a detectar las interferencias que hay en las comunicaciones, los mensajes y las acciones o experiencias del usuario, para luego solucionarlas.

Creo que el proceso de diseño es como una barca que tiene que arrancar con esa conceptualización de la que hablábamos. Y tiene dos remos que la impulsan: el remo derecho es lo cuantitativo, los datos, lo analítico; y el remo izquierdo es la empatía, la intuición, el pensamiento lateral, la conexión de ideas, la capacidad de escucha. Mi lado fuerte es el izquierdo, y constituye para mí una forma de situarme en el mundo.

En La Nave Nodriza he aprendido a remar con ambos brazos. Es una escuela que no tiene límites a la hora de compartir conocimiento para que la experiencia de aprendizaje sea como tiene que ser.

En cualquier curso, siempre hay algo que se queda contigo. En tu caso ese algo ha sido…

Como docente, no he podido evitar fijarme en cómo se desarrolla la docencia en remoto. He confirmado cosas que les pasan a mis estudiantes. Por ejemplo, cuando vas a preguntar y es como si te pasaran el micrófono en un karaoke: yo me ruborizo. He aprendido a ponerme en su lugar, adelantarme a sus necesidades, potenciar ese acercamiento.

En cuanto a los contenidos, me ha sorprendido mucho la práctica de crear personas, o generar journeys, algo que yo hacía de manera espontánea incluso con cosas cotidianas de la vida. Ahora veo que algunos hábitos que yo tenía tienen valor y se convierten en metodología.

Y lo que más me ha gustado han sido los ejemplos reales que han compartido los docentes y todo lo relacionado con codiseño, una herramienta que siempre he usado y que permite llegar muy rápido a un lugar de confianza con el cliente, a claves que de otra manera tardaríamos meses en alcanzar.

Eres una diseñadora de las que no se quedan sin pila. Dinos qué viene después. 

Pues, ahora que he comprobado que mi intuición inicial era correcta y he adquirido nuevos conocimientos y habilidades, lo siguiente es poner estos aprendizajes en producción, en un contexto de trabajo en equipo que use metodologías ágiles para hacer más eficientes los procesos en los que se integran estos marcos metodológicos. Me encantaría convertirme en “el arma secreta” de algún equipo creativo o de investigación para el diseño.

Creo que independientemente de la disciplina, hay personas que traemos como aptitud “nativa” esa visión de trabajo que pone a las personas en el centro. Además, me gustaría romper la barrera entre disciplinas y alentar a otras personas a estudiar otras ramas del diseño sin sentir que están cambiando de disciplina, sino ampliando su campo de acción.