“Huyo de la ‘herramientitis’, esto va de aprender a ser buen profesional”

Alvaro Millán

Estudió Publicidad en la UCM como tantos otros diseñadores, porque era lo que más cerca estaba de su interés por lo gráfico, por los proyectos y las campañas. Los trabajos de freelance “para el amigo del amigo” y la curiosidad le llevaron hacia lo digital, y sus intereses, a un Master de Fine Arts & Computer, y de ahí a su primera experiencia como profesional ya en el diseño. Lleva ya casi 14 años sumando experiencia en consultoras de diseño digital, estratégico, startups y en cliente final, en empresas como Designit, Tuenti, Telefónica y ahora IKEA. Y coordina el Curso de Diseño de Interacción en La Nave Nodriza. 

¿Qué es lo que te hizo ‘click’ en el mundo de la experiencia de usuario?

En mi educación había muchas tecnologías emergentes, pero lo que me hizo click fue salir al mundo laboral, enfrentarme a problemas y soluciones que iban más allá de una simple gráfica y que conllevaban flujos e interacciones con los usuarios y observar como el conjunto de experiencias de un usuario con un producto o servicio se relacionan con experiencias globales.

¿Cómo es tu día a día como diseñador?

Estoy en el equipo de diseño en tiendas en IKEA. Somos los encargados de trabajar la experiencia de los usuarios en las tiendas de IKEA a nivel global; es un trabajo que une el entorno digital y físico. Ya había trabajado en algunos proyectos de este tipo, y me gusta poder poder acercarnos a la experiencia real de las personas. IKEA tiene un recorrido corto en el mundo digital y estar ayudando a bajar a tierra este proyecto está siendo muy interesante.

 ¿Diseño Estratégico o Diseño de Interacción?

Creo que las dos cosas están muy relacionadas y son inseparables. No soy muy de etiquetas, he intentado huir de eso porque considero que el diseño es uno. Simplemente, ayudas a diseñar convergiendo y divergiendo según el momento del proceso de diseño en que te encuentres. Tener el mindset de diseño y la vista panorámica que te da el diseño estratégico es lo que te ayudará a orquestar las mininteracciones, y al revés. Es bueno especializarse, pero es bueno también tener esa visión global.

 ¿Qué es lo que más te apetece de empezar el curso?

He sido profe en otras escuelas, pero La Nave Nodriza siempre ha sido una escuela de referencia en Madrid. He hecho cursos en La Nave y siempre la recomiendo a personas que se interesan por el diseño digital por esta manera de “aprender a diseñar diseñando”. No es necesaria la “herramientitis” que a veces se ve en otros lugares, esto va de aprender a ser un buen profesional.

Como coordinador, tengo muchas ganas de probarme a mí mismo. Lo que más ilusión me hace es ayudar a la gente que está empezando, guiarles y que puedan dedicarse a esto, y que el viaje sea lo más divertido posible. Yo me siento muy afortunado de trabajar en este sector, y me encanta poder poner mi granito de arena para ayudar a otras personas a disfrutar de este mundo y que esa vaya a ser mi labor.

“Todo alrededor de la usabilidad me sonaba entre raro e interesante, y fui a por ello”

Patt Galan, con una camisa de colores, enseña una acreditación en la que pone su nombre. De fondo se ve un cuadro con el logotipo de La Nave Nodriza con el dibujo de un paracaidista.

Patricia Galán de Castro es diseñadora y UX Design Lead de Open Innovation en Wayra Builder de Telefónica. Ha estado ligada a lo digital desde que de pequeña su padre le enseñó a programar. Ingeniera en Topografía, la crisis del 2008 le llevó al diseño web y aterrizó en el departamento de usabilidad y experiencia de usuario de Bankia. “Todo lo que oía a mi alrededor sonaba entre raro e interesante, y fui a por ello: no paraba de preguntar por qué, pedir insights, lecturas, iba a eventos, me pasaba horas cacharreando”.

“Ahora que hablo con los futuros grumetes, me acuerdo mucho de lo que siempre dice Ludita sobre que “esta es la escuela en la que me hubiera gustado aprender”, porque para mí también tiene sentido”. Este curso va a ser la coordinadora, junto a Álvaro Millán, del Curso de Diseño de Interacción.

¿Cómo es tu día a día como diseñadora?

En el Wayra Builder de Telefónica buscamos ideas innovadoras en las que invertir. Mi rol como diseñadora es la búsqueda y validación de ideas: facilitando talleres de cocreación, testando con usuarios… Y cuando la startup ya está constituida, como una cirujana de precisión, ayudo con análisis y consultoría de diseño. Se podría decir que estoy en diferentes momentos del ciclo de vida de un un producto y diferentes enfoques de diseño.

¿Diseño de Interacción o Diseño Estratégico?

Yo vengo de la interacción: me encantaba cacharrear. Pero conforme cogí experiencia, empecé a ver que me gustaba estar en la toma de las decisiones iniciales; y creo que el diseño tiene ese rol, ese lugar. Tengo un perfil ambivalente y me gusta estar a las dos cosas: a veces me tiro al barro, a diseñar lo concreto, y a veces juego con los canvas y el sentido más estratégico.

¿A quién te gustaría tener como grumete en el curso?

A gente que está en transición y que quiera vencer el vértigo que da saltar. Puede ser gente más joven que se da cuenta de que lo que estudiaron no les hace felices y se hacen preguntas pronto; y gente más madura que ha tocado techo y quiere avanzar. Vengan de donde vengan, todos tienen algo en su background que es aplicable al diseño. Los cursos de La Nave te ayudan a orientarte y solamente les queda decidir en que parte del proceso de diseño quieres entrar.

¿Qué es lo que más te apetece de empezar el curso?

Yo siempre digo que tuve la mala suerte de no haber hecho un gran curso en La Nave Nodriza. Me acerqué a la escuela en 2015 y Ludita me desaconsejó empezar un gran curso en ese momento, porque había terminado hacía poco otra formación y los aprendizajes se podían solapar. Esa sinceridad y humildad me gustó y después siempre he vuelto a La Nave para hacer otros cursos y talleres. Así que cuando me llamaron para coordinar el curso, no me lo pensé.

Tengo claro que no quiero diseñar el 100% de mi tiempo, porque soy mejor si puedo ayudar a otras personas a crecer. Y ser coordinadora del Curso de Diseño de Interacción me da la oportunidad de seguir ligada al diseño, aprender y seguir transformándome. En La Nave Nodriza pasan cosas sin saber bien cómo, hay una energía propia. Estoy deseando empezar.

“Esperaba aprender a confirmar hipótesis y he aprendido a descubrir insights inesperados”

Matti Heikonen, en un auténtico posado-robado.
Matti Heikonen es diseñador visual, y uno de los alumni del último Curso-Curso de UX Research de La Nave Nodriza. Nos cuenta sus vivencias en el curso y cómo sus aprendizajes están ya transformando su rol en el Design Studio de BCG, donde trabaja.

Has llegado al UX Research desde el diseño visual y la comunicación gráfica. ¿Ha sido un viaje largo?

Lo visual ya me parecía muy lejano, pero llegué al curso y me di cuenta de que había gente que venía de lugares más dispares. ¡Había hasta un abogado! Y ha sido una de las mejores cosas del curso, trabajar en equipo con gente muy diferente.

En realidad, a ti el producto digital no te quedaba tan lejos…

No, había trabajado en Habbo, que es una empresa de juegos finlandesa, aunque yo estaba en la parte de comunicación y social media. Y al terminar el máster formé parte de un proyecto llamado Parti que recogía el legado de una editorial de cómics para convertirlo en una plataforma digital. Fue mi primer contacto con la investigación y la ideación, hicimos entrevistas a posibles usuarios… La startup no siguió adelante y de esta experiencia me quedé con muchas preguntas, con las ganas de saber cómo hubieran sido los siguientes pasos, cómo haber evaluado las ideas, testear el concepto…

Trabajas en una gran consultora en plena transformación. Como decimos en La Nave Nodriza, si el mundo cambia, nosotros también…

Llevo en el Design Studio de BCG unos años y estamos trabajando por esa transformación desde lo visual a lo digital. Antes de la pandemia hicimos el curso de Intro al UX de La Nave Nodriza, y fue muy interesante. La pandemia lo paró todo, había que comunicar todo lo que ocurría en torno a la pandemia y poco tiempo de mirar más allá. Siguió habiendo formación in house pero teníamos poco tiempo para evolucionar e inspirarnos. Y en 2021, por fin llegó la oportunidad para que dos personas del equipo hiciéramos este curso, y aquí estamos.

¿Qué te ha sorprendido del curso? ¿Y qué te ha sorprendido de Matti después de este curso?
Esperaba que la investigación me ayudaría más a confirmar mis hipótesis, pero lo más interesante ha sido realmente obtener información e insights inesperados. Ha sido un momento wow, es una técnica muy efectiva para obtener resultados muy novedosos.
Sobre mí… pensaba que iba a odiar las entrevistas, porque soy un poco tímido, y al final lo hice muchísimo mejor que en mis primeras experiencias. Además, al ser un curso en remoto pensaba que hacerlas entrevistas en zoom iba a ser mucho más raro, y no fue así para nada.
Hay cosas que ya he podido aplicar en mi trabajo como el testeo del producto y en general las partes que están al final del proceso, pero en realidad todo el curso ha sido bastante nuevo para mí…

Parece que lo que más te gusta es todo lo que tiene que ver con estar cerca del usuario.
Puede ser. Me ha gustado mucho la parte de preparación, el perfilado del usuario y su definición, los test con usuarios… Al mapear nuestras habilidades al final del curso y compararlas con lo que traíamos al principio, vi ese crecimiento, se nota ese interés.

Trabajando dentro de una consultora, ¿crees que podrás aplicar ya tus nuevas habilidades?
En el Design Studio de BCG somos unas 60 personas, y más de 100 personas a nivel europeo, que se han ido integrando y están en constante transformación. Precisamente nos acaban de dar el “go” a mi compañera Aylin Ozcan, a mí y a otro Senior Manager con un background muy digital para iniciar el chapter de UX Research en BCG. Estamos planificando un proyecto interno que nos permitirá situar y ofrecer este servicio y estas nuevas capacidades, que en consultoría es algo novedoso.

Puede que mi evolución sea más lenta que la de otros compañeros del curso que trabajan de manera independiente, pero al mismo tiempo creo que tenemos muchas posibilidades. La empresa insiste mucho en la excelencia, pero cuando hay interés por evolucionar, los recursos que nos facilitan para la investigación son mucho más potentes.